¿Tiene la población vegetariana mayor riesgo de fractura o de osteoporosis? La Academia de nutrición y dietética, en su declaración de posicionamiento de 2016, indica que la evidencia apunta a que la ingesta de calcio en ovolactovegetarianos suele cumplir las recomendaciones o excederse, mientras que la población vegana suele encontrarse por debajo de las recomendaciones.

Los estudios al respecto son limitados, aunque la literatura parece apuntar a una menor ingesta de calcio por parte de la población vegana, en relación al consumo observado en lactovegetarianos y omnívoros. Este dato justificaría el mayor riesgo de fractura y osteoporosis en veganos, observado en diversos estudios que evidenciaban un mayor riesgo en esta población. ¿Es la alimentación vegana un riesgo para la salud ósea? La evidencia actual parece apuntar más bien a un mayor riesgo de fractura ósea en aquellos sujetos cuyo consumo de alimentos ricos en calcio es inadecuado e insuficiente. El estudio realizado en 2010 (1) sobre la influencia de la dieta vegana en la salud ósea de una familia confirmaba que su bajo consumo de alimentos ricos en calcio afectaba negativamente a su densidad mineral ósea.

La revisión realizada en 2009 por Winston J (2) sugería esta misma afirmación, al comprobar que el mayor riesgo de fractura ósea en veganos parecía estar asociada a una menor ingesta de calcio, observando que con un consumo de > 525 mg de calcio al día no se observaban diferencias entre veganos y omnívoros en el riesgo de fractura.

Es necesario apuntar que para promover la salud ósea es necesario un aporte correcto de diversos nutrientes que favorecen su protección, como es el zinc, los ácidos grasos Omega-3, la ingesta de proteína, la vitamina D, e incluso, la vitamina B12. Estos nutrientes deberán ser tenidos en cuenta en la población vegana y vegetariana, con el objetivo de promover una buena salud ósea. Así mismo, es interesante tener en cuenta que una alimentación vegetariana saludable incluye diversos alimentos cuyos nutrientes protegen el hueso, como son el magnesio, potasio, vitamina K, antioxidantes, incluyendo vitaminas C y E y carotenoides, y fitonutrientes antiinflamatorios, que encontramos en frutas, verduras, nueces y legumbres (3).

Por lo tanto, una alimentación vegana saludable, en la que se tengan en cuenta los requerimientos de nutrientes necesarios, favorece la salud ósea, no observándose diferencias entre omnívoros, lactovegetarianos y veganos cuando los aportes son correctos.

 

Bibliografía:
 

    (1) Ambroszkiewicz J, Klemarczyk W, Gajewska J, Chełchowska M, Franek E, Laskowska-Klita T. The influence of vegan diet on bone mineral density and biochemical bone turnover markers. Pediatr Endocrinol Diabetes Metab. 2010; 16(3): p. 201-4.

    (2) Winston J. Health effects of vegan diets. The American Journal of Clinical Nutrition. 2009; 89(5): p. 1627S-33S.

    (3) Tucker K. Vegetarian diets and bone status. The American Journal of Clinical Nutrition. 2014; 100(S1): p. 329S-35S.